Tratamiento de Varices

Desde cirugía en todas sus variantes hasta la escleroterapia o “pinchazos” como habitualmente se la conoce, para tratamiento de cualquier tipo de variz independientemente de su tamaño, morfología o localización.

Antes de todo tratamiento, se le realizará un examen para tener un diagnóstico personalizado de su caso particular y así poder indicarle la opción terapéutica más adecuada según sus necesidades específicas.

En el caso de la escleroterapia, el tratamiento se realiza de forma ambulatoria y sin anestesia ni reposo. Consiste en disimular o hacer desaparecer las varices mediante “pinchazos” repetidos con los que se inyecta un producto químico irritante que produce primero una inflamación en la variz para que la sangre se coagule y posteriormente su cierre por fibrosis, cicatrización y en consecuencia, paulatina desaparición.

Estos pinchazos pueden realizarse con líquidos esclerosantes de distintas densidades y concentraciones, o bien, con microespuma esclerosante, que es una sustancia inyectada, compuesta por gases fisiológicos y polidocanol, que funciona especialmente bien en el tratamiento de varices que han vuelto a reaparecer tras una cirugía anterior, varices de grueso calibre, varices responsables de una úlcera varicosa y malformaciones venosas graves, entre otras.

La rapidez de los resultados depende del tipo de vasos a tratar, la zona en que se encuentren, el tipo de piel del paciente, su pigmentación y la sensibilidad individual de cada uno. Por ello, el número de sesiones varía en cada caso particular.

Después de cada sesión, podrá continuar con su actividad cotidiana habitual. Únicamente deberá usar una media elástica compresiva durante las semanas siguientes al tratamiento que le ayudará a la recuperación.

Varices Tronculares

Varices Tronculares

Arañas Vasculares

Arañas Vasculares

Telangiectasias o Arañas Vasculares

Varículas

Preguntas Frecuentes

t

¿Por qué aparecen las varices?

La aparición de las varices ocurre por una mala circulación. Por eso, es habitual que las padezcan personas que pasan mucho tiempo de pie, quietas o sentadas durante horas por su profesión (camareros, peluqueros, profesores, vigilantes, dependientes…)

No obstante, la genética también es un factor determinante. Está demostrado que varios miembros de una misma familia pueden padecer de varices y que sobre todo, su aparición es más frecuente en las mujeres. Los embarazos y el sobrepeso son también factores desencadenantes, así como vivir en sitios calurosos.

t

¿Qué tipo de varices hay?

Hay diferentes clases de varices: desde las varices tronculares, que son los cordones venosos dilatados que protruyen en la piel, hasta las varículas y telangiectásias, clásicamente conocidas como “arañas vasculares” o capilares, que suponen un importante factor antiestético por el que muchas personas acuden a la consulta.
t

¿Cuáles son los signos y síntomas de las varices?

Los síntomas más frecuentes suelen ser:

  • dilataciones venosas
  • sensación de cansancio y pesadez en las piernas,
  • picor, dolor y calambres musculares,
  • hinchazón de piernas
  • alteraciones en la coloración de la piel en la parte baja de las piernas (trastornos tróficos)
  • aparición de úlceras que alteran de manera importante la calidad de vida del paciente.